Sigue el conejo blanco: Finanzas Transpersonales. (Parte 2)


¡ Atrévete ! Sigue el conejo blanco.

En 1865 Lewis Carroll escribió “Alicia en el país de las maravillas”. En su historia, Alicia se embarca en una gran aventura, luego de seguir un conejo blanco a su madriguera, lo que posiciono el símil de “seguir al conejo blanco”, en la cultura popular universal como un claro punto de inflexión en una historia, ese momento cuando la heroína, o el héroe (Neo en Matrix 1999, etc.), toma la decisión de seguir su intuición, a pesar de la incertidumbre, a pesar de la duda, a pesar del miedo. Toma la decisión de hacerle caso a la tenue voz con la que su alma le llama y aventurarse a lo desconocido, en busca de algo superior, algo mas significativo.

Vivimos como zombies, desmotivados pasan los días sin emoción. Establecemos nuestros objetivos según lo que la sociedad, sus instituciones y las personas que nos rodean, nos han inculcado. Y eso está bien, eso trae orden, y eso nos ha permitido sobrevivir.

Claro, si todos los hombres y mujeres buscaran desafiar el status quo, sin una claridad superior, viviríamos una revolución cada cinco minutos. Todos los procesos tienen su tiempo y claramente definidas unas etapas, que se le van presentando a quien esté listo a transitarlas. Es una elección, que lo cambia todo, es un camino que no se puede desandar, es un camino que amplia nuestra propia conciencia individual.

“Muchos son los llamados, pero pocos los escogidos”. No todos los seres de este planeta estamos atentos a esos puntos de inflexión, no todos estamos atentos a la invitación del “conejo blanco”. Mas aún, cuando se nos presenta inevitablemente, somos menos los que tenemos el coraje de seguirlo. Acomodados en nuestra frustrante zona de confort, damos media vuelta y nos negamos a la aventura de nuestro propio destino, preferimos un mundo lúgubre, mediocre, pero cierto, conocido, a aventurarnos a la incertidumbre y arriesgarnos a perder la relativa comodidad que hemos conseguido.

Buscamos el propósito, como las llaves de la casa, debajo de cada sofá. Frustrados no las encontramos y pasan los días compensando esa frustración tratando de conseguir dinero. Entonces, usamos ese mismo dinero para darle sentido a nuestra vida, y fijarnos objetivos que “queremos conseguir”, consumiendo lo que se nos presenta en redes y plataformas publicitarias, como ideal de vida.

El propósito no se encuentra, el propósito se decide. La vida no tiene sentido, es uno mismo quién le da sentido a su propia vida.

Entender el dinero como herramienta, y arriesgarse a tomar la decisión de usarlo para seguir eso que nuestra alma nos dicta, es una claridad que pocos tenemos. Las finanzas como una herramienta superior, como un medio para permitirnos una experiencia terrenal mayor, mas significativa, al integrar el aspecto espiritual y trascendente a esto que llamamos vida. Esas son las Finanzas abordadas desde lo transpersonal. Las Finanzas Transpersonales.

Vivir apasionadamente, siguiendo con coraje nuestro llamado y haciendo uso del dinero como herramienta, de manera coherente, entre lo que siento, lo que pienso y lo que hago. Eso es vivir con fuego en el corazón, motivados abundantemente por el amor. Ese es el camino al que nos invita el conejo blanco.

Oye tu alma, dale sentido a tu vida, decide tu propósito, vive apasionadamente.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo