top of page
  • Foto del escritorDidio Pena Infante

Romper el miedo.


Me tomó un tiempo… un largo tiempo, comprender que lo opuesto al amor, no es el odio, es el miedo.


El miedo ha dominado mi vida, tengo que confesarlo, nunca lo ví. Me repetia una y otra vez que estaba bien, que nada pasaba, pero sabía que vivia en un constante “corto circuito” que no me dejaba disfrutar plenamente cada momento. Siempre pendiente de lo que podría salir mal mañana, culpando a otros de mi experiencia de vida y buscando responsables de mi situación.


Llegó a mi sin saber muy bien cómo, la oportunidad de recorrer un camino de “crecimiento personal” un “sitio” con “maestros”, profesores y compañeros que me invitaba a “sanar mis heridas”, experimentar una “transformación”. No entendía muy bien su cuento, unos “neohippies” que me generaban sospecha, con su sobre dramatizada sensibilidad y en su gran mayoría, en un papel que oscilaba entre víctimas y santos, de una manera sui generis que me generaba rechazo.


Neochamanes, perdidos y cambiando egos de unos por otros.


Algo… (no sé que puntualmente)… algo, hizo que me quedara ahí, paso un dia, paso un mes, y entre taller y taller, entre círculos gestálticos de lamentos, se fueron cuatro años… cinco…


Una dinámica entre sadismo y masoquismo, en dónde “se me dirigía” hacia mis heridas… pero ¿cuáles heridas?… yo no tengo heridas.


Con amor, disfrazado en displicencia, en apatía, de formas “no muy amables” se me fue invitando a no evadirme de lo que realmente me pasaba… mal genio, rabia, agresividad… fui entendiendo eran estrategias que hábilmente había construido para no contactar con el dolor… pero… ¿Quienes eran estos desgraciados, que me llevaban a ver mi dolor? trataba de evadir de cualquier forma, para mi, la rabia, la seducción, buscaba tratar de manipular estos personajes que llamaban profesores, maestros, compañeros, para no ir a tocar eso que empece a ver que me dolia.


Me empezaron a caer mal… no los queria ver… para qué si me hacian ver todo el dolor que nunca habia visto, era, como dije anteriormente, una dinámica masoquista, en donde cada encuentro era echar mas sal a la herida… ¿Quienes son? ¿Que se creen? ocupense de lo suyo, déjenme tranquilo, juicios, mas juicios, déjenme tranquilo, ocúpense de sus asuntos!


Tanto los juzgue, tanto los critique, tanto los odié, tanto los ridiculize, tanto les busque la caida con mi soberbia, con mi agresividad pasiva, con mi manipulación, busque socios, busque complices, chismes, corrillos en lo oscuro, busque grupo que asintiera a todo mi memorial de agravios, y claro lo encontré… muchos estabamos en lo mismo… ¿Quienes se creen?, los iluminados, los maestros… hipócritas… crucifiquémoslos, en nuestra mente, en nuestro corazón… no hablemos muy fuerte… de pronto nos escuchan… que miedo… Dinámica cobarde que se esparcía como la maleza por toda “la institución”… yo con mi silencio ayudaba… yo con mi energía… envenenandome silenciosamente asintia.


“Nadie te puede hacer daño si tu no lo permites” me decian…. ¡que putas!... abre los ojos, no ves que te manipula, no ves que se aprovecha de nuestro dolor, no ves que nos está retraumatizando sin compasión… se aprovechan de que conocen nuestras heridas y nos explotan, nos abusan… claro que “ellos” nos hacen daño.


Fui… volvi… lloré, me paralice, huí y finalmente inclemente ataqué….


¿Ataqué?... de donde salió la fuerza para atacar? ya no tengo miedo…


depronto algo pasó… rompí el miedo


En un despliegue de rabia, mostré mis dientes, grité! aca estoy… de a uno o en gavilla, los atiendo… moriré antes de permitirles hacerme mas daño… antes de permitir de que está dinámica continúe…


Grité, pelee…


cansado… viendo todos los muertos en el campo de batalla… sin sentido… hundido en mi propia mierda….


.. algo pasó…


Los vi con amor…pude ver el amor en su humanidad, vi mi propia humanidad,


entendi.


He vivido con miedo!


Tu viviste con miedo… y lo atravesaste….


lo que has buscado es invitarme a ese camino…no romper el miedo… atravezarlo.


entendí… nadie me puede hacer daño… si yo no lo permito… pelear, huir, paralizarse, todo hace parte de las dinámicas que he construido para no contactar con el miedo, para manipularme a mí mismo, en el hecho de que debo atravesarlo.


tengo miedo….


Estoy muerto de miedo.


Miedo a adultarme,

miedo a hacerme cargo de mi trauma,

miedo a dejar el cómodo papel de victima,

miedo a ver el mugre en mi,

miedo a aceptar el mugre en mi,

miedo a lidiar con el mugre dentro de mi,

miedo a ver el mugre en tí

miedo a bajarte del pedestal que te construí

miedo a exponerme,

miedo a ser abusado,

miedo a ser criticado,

miedo a ser humillado,

miedo a fracasar,

miedo a perder lo conseguido,

aunque sea muy poco,

miedo a que me duela,

miedo a que me haga daño,

miedo a que me juzguen,

miedo a equivocarme,

miedo a fallar,

miedo a comprobar mi incapacidad,

miedo a comprobar mi capacidad,

miedo a comprobar mi torpeza,

miedo a comprobar mi inhabilidad,

miedo a que rías de mí miedo a no cumplir con lo que esperas de mí,

miedo a no conseguir lo que te ofrecí,

miedo a no recibir lo que busco de tí,

miedo a decepcionarte miedo a desilusionarte

miedo a mostrarme en mi mediocridad

miedo a mostrarme en mi culpa

miedo a mostrarme en mi vergüenza

miedo a mostrarme en mi fracaso,

miedo a compartirte mi triunfo,

miedo a mi fuerza, miedo a mi lujuria,

miedo a mi vitalidad,

miedo a exponerme,

miedo a ser vulnerable.


Vivir con miedo es no atreverse a vivir.


Estoy muerto en vida.


La vida es un arrisgarse permanente…


La vida es una elección presente obvia:


Yo…


Elijo hacerme cargo de mi,

elijo abandonar el papel de víctima,

elijo evolucionar a pesar de mi historia

elijo honrar el trauma como maestro,

elijo honrar el dolor,

elijo ya no culpar a nadie mas,

elijo la risa ante el llanto

elijo el agradecimiento ante el sufrimiento

elijo la alegría ante el dolor

elijo la compasión antes que el juicio

elijo valorarme a esperar aprobación

elijo la libertad al condicionamiento

elijo la autocompasión al autocastigo

elijo la tranquilidad ante la ansiedad

elijo la acción ante la intención

elijo observarme antes de reaccionar

elijo la autenticidad a la perfección

elijo la paciencia a la rabia

elijo la humildad a la soberbia

elijo la autenticidad ante la vanidad

elijo la ecuanimidad ante la

envidia elijo la generosidad ante la avaricia

elijo el coraje ante el temor elijo la moderación ante la gula

elijo la inocencia antes que la lujuria

elijo la diligencia ante la pereza

elijo la riqueza ante la pobreza,


Elijo el Amor ante el Miedo.

Vivir con amor es atreverse,

vivir con amor es desafiarse,

vivir con amor es arriesgar,

vivir con amor es retarse,

vivir con amor es perdonarse,

vivir con amor es enfrentarse,

El amor nos hace temerarios,

el amor nos hace audaces,

el amor nos hace intrépidos.


Vivir con amor es atreverse a vivir.


Amar es agradecer,


agradecer es sanar…


Puede que no lo termine de entender con la razón, pero mi corazón lo tiene claro, para con ellos, maestros, profesores, compañeros, sólo hay agradecimiento… agradezco… agradezco profundamente a quienes con coraje pusieron luz sobre mi herida, alumbraron valientemente mi trauma, para que lo pudiera ver, se jugaron la vida, se metieron en la jaula con el leon para quitarle la venda, por amor…


Los juzque pues con su actitud, esa misma actitud que juzgue una y otra vez, me mostraban una y otra vez el camino a recorrer, el camino que duele caminar, el camino que no quiero recorrer, que ni siquiera sabia que existía. Humanos, imperfectos, cojos, tuertos, llenos de cicatrices, pero con la decisión de levantar el farol, para que yo pudiese ver lo que no quiero ver, lo que no me gusta… levantar el farol para despertarme de la inconsciencia con que moría sin sentido con cada asustada y rabiosa respiración.


Yo soy el protagonista de mi transformación, yo soy quien debe asumirse en el actuar diario, nadie puede hacerme daño si honro el dolor, si perdono y agradezco ya no hay trauma, ya no es posible la “retraumatización”. Elijo soltar el papel de victima, elijo ver todos mis mecanismos alumbrados de manera valiente, directa y sin miedo por quienes me acopañan de corazón.


Entendí…


Entendí que solo yo importo en un camino de crecimiento, que los demás son personajes de reparto, que me reflejan mis partes oscuras, para que yo asuma atravezar la montaña… no simplemente caminarla dando vueltas perdido… atravezarla, a pesar del dolor, a pesar del miedo…


Yo transformo mi miedo en amor,


Yo soy el personaje en este viaje, no hay profesor, no hay maestro, no hay compañero que pueda atravezar la monaña en mi nombre, por más que quiera evadir mi propia responsabilidad.


Ya no puedo sacar mas la carta del trauma, ya no puedo sacar mas la carta de la victima, ya no puedo sacar mas la carta del juicio, ya no puedo evadirme mas, ya sólo queda asumirme, en mi luz y en mi sombra.


Dejo en paz al otro y me asumo con total aceptación...


Soy yo el personaje principal en esta obra de amor

Soy yo el responsable de mis decisiones

Soy yo quien elige la no retraumatización

Soy yo el artifice de mi propia transformación


Yo soy transformación humana.

Comentarios


bottom of page